hands

hands

jueves, 10 de abril de 2014

Hazme un favor; házmelo.



Hoy es más martes que otros martes, y eso que estamos a jueves. 
Imagínate.

He llegado más cansada que otros días, supongo que porque anoche no me dejaste dormir;
Me he tumbado, exhausta, en aquél sofá roto que tanto nos gusta.
El que nos ha visto dormir a los miedos y asustar el pánico de olvidarnos.

Me has hecho la cena, 
pero solo me apetece un vino frío y una canción en la azotea; 
estoy cansada, supongo que porque anoche me pudo más tu polla que las ganas de comerme la almohada.

Me he asomado y te he visto mirándote en el espejo, 
y, por fin, he entendido el mundo y todas las canciones de amor.

Me he encontrado la cama igual que la he dejado esta mañana,
supongo que porque te has tirado todo el día durmiendo porque anoche no me dejaste dormir;
te pudo más tu lengua inquieta que los gritos del colchón.

He llegado a casa y te he visto,
y entonces he caído en la cuenta de que estoy enamorada de mi monstruo,
de que te haría el amor hasta decir basta y nunca lo diría,
de que el fin del mundo acaba donde empieza tu ausencia.

He encendido el ordenador, y está tu foto de salvapantallas;
he empezado a escribir sin querer
como cuando te empecé a exigir que te quedaras dentro,
porque ahí fuera hay tanto que todo me sobra cuando me faltas tú.

En la cocina hay un par de manzanas,
las que que no nos comimos ayer 
pero recorrimos resbalando en saliva lamiéndonos las calles.

Estoy cansada, supongo que porque ayer ganamos la guerra de almohadas 
y nos dejó en paz el mundo.
Y nos comimos el cielo que nos prometía una luna de piel debajo del edredón.

He tenido un día agotador;
la mañana se ha hecho eterna y la tarde ha sido un infierno,
pero he llegado a casa,
y estabas tú.

Y me he dado cuenta de que estoy muy cansada;
que el día ha sido una mierda
y que lo único que me salva del mundo es ponerme tu camiseta desgastada 
y pasearme por casa, 
deseando provocarte para que esta noche tampoco me dejes dormir.

Porque lo mejor de mi día es la noche contigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario