hands

hands

jueves, 28 de febrero de 2013

Te llevo en la piel.






Su risa es espectáculo.
Y su boca preciosa.
Como para no mirarla. Qué queréis.

Y aquí está, ahora y siempre.
Como siempre.

Es parque, con toboganes.
Es cielo, con infinitas estrellas.
Es sueño sin dormir.
Es precipicio antes de caer.

Es Ella. No es descriptible en una mierda como ésta.
Si la conocierais, conoceríais lo que es la vida; el amor.
Lo que son los suspiros y las sonrisas, el amor de madrugada y los buenos días sin café.
Que para café ya está Ella, coño.

Y yo, un simple corazón con piernas, te vengo a decir que eres la suerte más bonita que he conocido en la vida.
El rincón donde me quedo a vivir.

Y qué me vas a contar a mí de amor que yo no sepa.
Es que Ella es amor, y lo sé todo sobre Ella.

Una hora de camino entre tu vida y la mía, pero coses todas las noches hilos de felicidad infinitos entre tu boca y la mía.

Joder, es que si yo no tengo ganas de vivir, Ella me da las suyas. 
¿Qué no entendéis? 
No hace falta más palabrería.
Aunque podría escribir un libro de sus gestos
y secar sus dudas tendiéndolas al sol. 

Y si tropiezo, ella no me levanta, se tira encima de mí, y me hace cosquillas. Y eso es amor.

No me voy a parar a contaros nada; 
simplemente os diré que contemplarla es maravilla, 
y tiempo ganado al tiempo.

Es viernes, y sábado; Ella digo.
Y es vino y canciones, y mariposas, y mar, 
y todo lo bonito  de la vida.

Es ruido puro. Y vida en mi.
Latidos y manos, y abrazos grandes.
Es yo.

Ella es mi persona favorita.
Mi musa, y mis pasos.

Manos, pies y ojos; en días de lluvia y alcohol.

Yo, inherente al negro, la despierto por las noches para que me pinte de su color preferido.

Es que, ¿sabéis qué pasa? que es camino. 
Y me saca a bailar cuando llueve, 
y me llena las copas medio vacías.
¿Sabéis las drogas duras? Pues Ella riendo. Y todo se pasa.
Y me envicio, y entro en bucle. En su bucle.

Su culo es miel. Sí, sí, lo que leéis. Es miel.
Y cada paso que da inventa un sonido nuevo. 
Y las hojas de los árboles suspiran cuando pasa.
Y el cielo se inventa mil colores, y canta canciones para Ella.

Parece de mentira. Pero es mía.

Ella me agarra la mano cuando el miedo invade mi habitación y
apuñala a mis monstruos a sangre fría, para que los hijos de puta no vuelvan.

La quiero como el sol a la mañana y me cuelgo en su cuello cada vez que quiero soñar.
Pestañea y el mundo se para; y no puedo ni quiero latir sin ti.

Eres el motivo de que me levante, pie derecho o izquierdo, pero a paso firme cual estrella.
Sí, tú.
Impar, par, bisiesto, fiesta, domingos, y resacas; tú. Mi droga.
Mejor lo dejamos en empate; ya me entiendes.

Véndeme tu futuro a cualquier precio,
que pago lo que sea por quedarme en ti.


 Y yo no la quiero por encima de cualquier pero. NO.
Yo es que la amo por encima de cualquier pero. 
Porque amar es más que querer.
Y no sé que hay más que amar, pero ahí está Ella.
Que me come a besos con sonrisas y me canta canciones cuando me mira.

Y eso, cabrones, eso es amor.
Del bueno.
Del que dura toda la puta vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario