hands

hands

martes, 13 de mayo de 2014

De mí y otras muchas muertes más.




Es verdad.. 

no sé preparar café.
Tampoco sé programar la televisión,
no me sé la letra de tu canción favorita,
no sé querer a medias, ni dejarme comida en el plato.

Suelo dormir más mal que bien; más bien poco y más mal mucho.
No tengo ganas -ojalá me dieras las tuyas-
me despierto con el pie izquierdo casi todos los domingos.

Me quiero poco y mal,
no sé cantar,
tengo miedo a casi todo y dudo una vez al día de mi vida.

Tengo nostalgia para dar y regalaros a todos,
lloro cada dos por mil veces al día.

Que sí, es verdad...

Tengo canciones clavadas en el corazón,
no tengo sueños, pero sí tengo mucho insomnio, ¿quieres?.

Me miro poco al espejo para no encontrarte,
echo de menos de más.

No sé decir mentiras, pero me las creo todas.
Soy capaz de morirme todas las veces que me mates a besos.

No tengo alas, ni mariposas, ni tiempo.
Ojalá fuera la respuesta a la incógnita de tu vida.

Tardo diez minutos en arreglarme por fuera;
pero todavía no he aprendido a hacerlo por dentro.

No sé pensar -si no es en ti-,
Sé dolerme a cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día de la semana de todos los años de mi vida.

No tengo motivos porque nadie me los ha dado y tampoco los he buscado.
Se me da de puta madre ser pasado y me cuesta ser presente.
Me confundo de llave cada vez que entro en casa.

No sé dormir con pijama y suelo tachar después de escribir.
Odio madrugar y suelo dejarme las luces encendidas.
Nunca me voy sin despedirme y odio decir adiós.

Sí, es verdad...

Ato cabos y no sé deshacer el nudo de mi estómago,
No creo en la magia pero me han hechizado más de una vez.

Soy complicada, difícil, casi imposible; destructible.
Paso de buena a tonta y de tonta a hija de puta.

No sé ser razón, pero tengo mucha.
Vivo en una caída constante.
Todavía no he aprendido a cocinar; siempre se me quema todo por esperar demasiado.
Bebo mucho, bailo mal, pero es que vivo peor.

Tengo el odio por las nubes y el amor por los suelos;
no miro por donde piso y más de una vez la apatía me convence de que para hacer algo mal, mejor no lo hagas; y eso hago: nada.

No me gustan los lunes, ni los martes, ni los miércoles,ni los jueves,ni los viernes,ni los sábados y, por supuesto, tampoco los domingos; me despierto de mal humor y tengo tengo manías que no puedo remediar.

No veo fútbol, cruzo los semáforos en rojo y no sé sonreír cuando estoy triste.

Pero..¿sabes qué?

Tengo ojos de gata y suelo gastar más vida de la que tengo. 
También sé correrme pensando en ti y abrazarte desde lejos.

Sé prepararte el desayuno sin levantarme de la cama.
Me encanta abrir la ventana los días de lluvia y calarme de ti.

Puedo acariciarte sin tocarte, morir de amor y sonreír a quemarropa.
También sé volver a empezar cuando me disparan al corazón.
Sé lamerme las heridas de la espalda y soy perfectamente capaz de comprar flores cualquier día de la semana.

Me encanta gritar mi canción favorita y llorar porque sí.
También puedo vivir de poesía y comer a base de sonrisas.
Sé perderme entre la gente y no encontrarte nunca.

Aprendo de mis errores y siempre caigo en la cuenta -aunque tarde-.
Sueño despierta porque dormida me da miedo.
Soy persona, tengo principios y muchos finales.

Soy preciosa cuando no me miras, y tengo guardados secretos en el cajón de la mesilla.
Sé discutir conmigo misma para luego reconciliarme y quererme mejor que nadie.
Soy valiente por mí y por todos mis compañeros;
kamikaze enamorada;
superviviente,
historia sin acabar.

Además..

Sé comerme las noches más oscuras de Madrid
y follarme límites.

Puedo olvidarme de mí y ser un carnaval en tu pecho.
Soy perfectamente imperfecta y un arma cargada de mí misma.
Me bebo las ganas cada viernes y me atraganto por impaciente.

Me riego porque soy flor en primavera pero llevo el invierno por dentro;
y sé despertarme con la sonrisa a flor de piel.
Escucho mi canción favorita por dentro y soy una revolución de tulipanes de colores.

Sé encontrarme aunque no me busque,
lo siento por ti y por mí; y por todos los que no han querido sentirlo.
Quiero por encima de todos los peros, y me invento motivos aunque no los necesite.
Puedo pasar página sin cortarme y sigo pidiendo deseos cuando soplo pestañas,velas y dientes de león.

Digo la verdad y, además, te la enseño.
Sé esperar, sé volar sin salir de la cama y sé ser el escondite perfecto.

También...

Soy especialista en besar 'ojalás',

en naufragar en personas,
y sonreír y devorar a la vida.

Puedo tocar el cielo solo con ponerme de puntillas,
llegar lejos sin moverme del sitio,
irme de aquí sin salir de mí.

Se me da bien disimular, tener ganas y coger fuerza.
Suelo beber vino porque se fue,
y quepo en una canción de Andrés.

Tengo una imaginación que no me cabe en el sexo,
un corazón invencible y muchos quiero y puedo.
Sé dolerme de puta madre hasta florecer en invierno,
llevo poesía en el bolsillo y me acuerdo mucho de todo -a no ser que te olvide.- 

A veces puedo ser puente y suicida a la vez,
me encantan los precipicios altos y las palabras caras. 




Pero, sobre todo:
sé querer con los ojos cerrados,
por encima de mi cadáver 
y con el arma cargada apuntando hacia mí. 



6 comentarios:

  1. Impresionante. Me has hecho sonreír y eso había sido un poco imposible en el día de hoy. No dejes de escribir ni de hacer todas las cosas que sabes.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras son lo mejor que me ha pasado.

    ResponderEliminar
  4. Eres increible, parece que escribieras sobre mi, tus palabaras y sentimientos, son maravillosos y me hacen sentir mejor.. no dejes de escribir por que tus Letras, ayudan a muchas personas a mitigar, el dolor de sus almas, y sin mas gracias.....

    ResponderEliminar