hands

hands

lunes, 28 de abril de 2014

'Dulce venganza.'

Melissa p.


Me preguntó: ¿estás enamorada?
Yo contesté, con lágrimas sofocadas y suspiros vacíos: sólo por las noches.

Él no entendía nada de mí, 
sólo mi cuerpo.

Nos entendíamos a besos, 
nos conocimos rozándonos con la lengua cada orgasmo,
nos supimos acariciando cada silencio.


Me latía el corazón en la garganta.
Me volvió a preguntar: ¿le has querido alguna vez?
Contesté, con un hilo de voz, frágil e inestable: solo conozco sus sombras.

Pero hasta sus sombras eran dignas de besar,
hasta lo más oscuro de su corazón daba para perderse y no querer encontrarse.


De verdad, me he esforzado en odiarle;
pero es que tiene una espalda preciosa.

Una noche se fue,
se dejó las ganas, los excesos y se fue con prisa y sin pausa;
me dejó.

De repente me vi frente a un espejo y empecé a cepillarme el pelo.
Pasada a pasada, se deshacían los rizos;
se desvanecía la rabia,
se rompía el rencor,
desaparecían los miedos.

Con la centésima pasada, el pelo estaba liso.

Me miré fijamente.
Él ya no tenía poder sobre mí.
Era otra;
era solo mía.


Muy mía.

5 comentarios:

  1. Q extraño es muy distinta de tus otras entradas donde sexo y sentimientos estan a la par, en esta tus sentimientos se apoderaron de tu pluma

    ResponderEliminar
  2. Hola, llevo tiempo leyéndote y tengo algo que quizá te interese leer.

    http://www.domestika.org/es/projects/100051-vilipendios-depapel-ediciones

    ResponderEliminar
  3. jode demasiado querer odiar a alguien y que no solo tenga una espalda preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta. Tanto como todas las demás. Tienes un talento que no te cabe en el cuerpo.
    Te admira,
    María

    ResponderEliminar
  5. Hola, me gustaría contactar contigo por mail o facebook o lo que sea. Quisiera proponerte algo. Me gustaría trabajar contigo en un proyecto que tengo.

    Si te apetece, puedes contactar conmigo en este mail o este facebook

    evangb@me.com

    https://www.facebook.com/EvanGB

    Un saludo.

    ResponderEliminar