hands

hands

viernes, 7 de febrero de 2014

'Capitán cobarde.'




Y que por el suelo solo encuentre restos de tus pisadas desnudas saliendo de mi cama. 

Y que por mi cama solo dejes huella de todo lo que me quisiste ayer por la noche. 

Vestigios de nuestra propia revolución;del revolcón de las 4:29. 

Sobras de todo lo que nos faltaba,de todo lo que no nos hicimos,lo que no nos dijimos,lo que nos prometimos y no supimos jurar. 

Que sea tu mayor aspiración;
que seas mi única inspiración. 

Imagina una cama hecha de todo lo que nos decimos sin hablar,y hacerle el amor a tus dudas,sin dudar ni un solo segundo que nos hemos dicho todas las mentiras;murmurando,entre tus dientes,que todo es de verdad y que te beso los párpados cada vez que se inundan;
y que me besas las tormentas que tú mismo provocas.

No sé en qué día vivo, porque desde que tú no, no puedo llamar vida a éste desastre;
pero si vienes y me besas cada herida, prometo dejar de escribir al amor, para hacértelo sólo a ti.
Que se nos gaste la felicidad de tanto haberla usado y que nos quedemos, sin ella, pero juntos.
En nuestro diluvio de penas y nostalgias,
pero juntos.

Ahora cada vez que te escribo, lloro; y juro que no es por obligación: es mecánico, como uno de esos relojes antiguos, que ya no tienen pila, pero marcan la hora.
A las 9:13 me pongo esa canción y yo me quedo quieta, con cara de tonta, como esa que se me queda cuando hablo de ti; y entonces, lloro porque no me queda más remedio que asumir que la culpa es toda mía, por ser tan puta kamikaze, por sentir y no pensar. y ser tan sumamente imbécil como para no saberme parar ante la implacable distancia que tú, cada vez, hacías más jodidamente complicada.

Dejar en tus manos mis sonrisas y que,de un día para otro, seas tan insensato,tan necio,tan torpe de maltratarlas hasta transformarlas en la nada más absoluta,la indiferencia más desbordante,las lágrimas más temerosas de no volver a verte,no volver a. Que no vuelvas. 

Supongo que 'todo lo que viene,bah.'
Y que ahora me cuesta imaginarnos;vuelvo a suponer que es porque tú ya no me imaginas y eso es como cuando todo está en silencio y escuchas como te rompes por dentro. 
Supongo que es porque tú ya no me piensas y no te imaginas (ni a mí) que herida más maravillosa me está quedando. 

Solo espero -esperar cada vez se me da mejor- que la cicatriz no se vea mucho y vengas a besármela. Y vengas. 

Solo espero que vengas.
Solo espero que vuelvas. 
Solo espero. Sin esperar nada a cambio. Como siempre. 


En fin,ya lo dice Sara: 'es irónico que los que nos ahogamos en un vaso de agua,somos los que siempre vemos el vacío medio vacío.'

Y también es bastante irónico que los que más nos implicamos somos lo que siempre perdemos la guerra; los que siempre nos enredamos, o más bien, nos enredan. 
Normalmente pierde el que quiere más. 
Conclusión: deja de querer.

Ojalá no tener que dedicar poemas de destrozos y miserias;
ojalá solo escribir sobre la complicación de las ganas sin límites y de lo insuficiente que me resultaría tenerte al lado, porque solo querría tenerte más.



Y que por el suelo solo encuentre restos de tus pisadas desnudas saliendo de mi cama. 

Y que por mi cama solo dejes huella de todo lo que me quisiste ayer por la noche. 

Vestigios de nuestra propia revolución;del revolcón de las 4:29. 
Y el de las 5:36.



Solo espero que vengas.
Solo espero que vuelvas. 
Solo espero. 
Sin esperar nada a cambio. 
Como siempre. 



Pero no hasta siempre.
Solo hasta que consiga enjaular los pájaros que me dicen que me quede. Quieta.






1 comentario:

  1. "siempre perdemos la guerra; los que siempre nos enredamos, o más bien, nos enredan.
    Normalmente pierde el que quiere más.
    Conclusión: deja de querer."

    No todos los que no dan demasiado es por no querer, sino por no poder.
    No se llevan la mejor parte, en mi opinión se llevan la peor.
    Se llevan a sí mismos y a sus manos llenas de sangre, que disparar también duele al que sostiene el arma y después le toca huir a cualquier parte dónde no recuerde la escena del crimen.

    Deja que las heridas sangren, que te tienes a ti y a todo tu dolor que ya te tocará sanar, mientras intenta abrazarte lo fuerte que puedas para no romperte del todo.

    Suerte bonita, que te tienes a ti.

    ResponderEliminar