hands

hands

jueves, 2 de enero de 2014

Terrorismo emocional.







Me parece innecesario todo ese riesgo que corremos por tener un orgasmo de amor incondicional.

Creo que es totalmente irracional ese intento de volar sin paracaídas pretendiendo ser por no parecer.
Idiotas enamorados.

Dudo de la existencia de una flor sin espinas,
y de una vida sin guerras.

No concibo un verdadero equilibrio sin un enamorado al borde de un precipicio,
y un final sin una pizca de resentimiento por despedazar los restos de un "yo" que ya estaba en ruinas.

Sospecho de todas las miradas utópicas de un amor que atraviesa cada gemido susurrado a la espalda,dejando rastro y un dulce sabor a imperfección.

Pero bah, qué sé yo.
Solo son divagaciones de una sonrisa a medias exhausta de tanta nostalgia inacabada. 

Y aunque me parezca innecesario el riesgo que corro por un orgasmo de amor incondicional,admito cualquier golpe de insomnio si tiene que ver con tu polla.

Lo irracional de ese intento de volar sin paracaídas pretendiendo ser por no parecer idiotas enamorados no me importa si los idiotas somos nosotros.

Dudar, en mayor o menor medida, de la existencia de una flor sin espinas y de una vida sin guerras me parece una torpeza por mi parte, 
porque prefiero la guerra contigo a la vida sin ti.
Y que me salves de cualquier convencionalismo ridículo de ramos de rosas los catorces de febrero.

Ser yo el precipicio y el desequilibrio que te coloque cada noche,porque no concibes un verdadero final que no sea correrte en mi boca.

Esa disparatada idea de sospechar de las miradas utópicas de un amor que atraviesa cada gemido susurrado a la espalda dejando rastro y sabor a imperfección me parece un enredo feroz,sabiendo que daría mi muerte por contemplar tu espalda saboreando la dulce perfección que te rodea. 


Esto es una 'declaración de amor en clave de Bah'  porque descarto las proposiciones de amor absurdas y consentido.


Elijo querer de manera irracional,
encontrando un encanto estúpido en la complicación y en la incoherencia de proponerte una manera de amor que solo tú puedas entender.

Procurar que mi todo venza cualquiera de tus dudas y mi nada deje paso al estado permanente del nosotros.


Porque reconozco una guerra en cuanto te veo,
y quiero ganarte todas las noches, 
haciéndote el amor;
el nuestro.







2 comentarios:

  1. Es tan, tan, tan, profundo. Me acabas de alegrar el día de Reyes: GRACIAS. Pásate, un beso mu grande. http://loquetengoyoadentro-gabi.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Te has equivocado. No es "una vida" sino "el invierno". Por lo demás, bien.

    ResponderEliminar