hands

hands

sábado, 30 de marzo de 2013

todos los días son sábado.

Siempre se me ocurren los versos más bonitos cuando estoy dormida.
Se me han levantado los sueños y se han caído de golpe;
o los he tirado yo.
No me acuerdo.

Siempre hay una chica con el corazón roto,
llorando tormentas.

Prometimos viajes,
y nos quedamos por el camino.
Me dejé en la estación viendo pasarte mil y una veces.

Resulta que las chicas que se pintan los labios de rojo
son las que bailan hasta el amanecer con la muerte.
Y las que se enamoran de la lluvia.
Las que se tatúan pestañeos en la espalda.
Y las que se pierden en bares de dudas.

Hay chicos que son lo que no querían ser.
Que en un pasado fueron y eran todo lo que no son ahora y odiaban antes.
Son lo que no han sido nunca por no haber sido para ellas.

Hay chicas esperando a que volváis.
Pero os convertís en dolores de cabeza,
insoportables.

Yo sólo digo que la vida es más bonita si tienes tabaco.
Y que las penas con drogas se curan.

Hay chicas enamoradas 
del 
des-
Amor.

Yo, personalmente, soy como una niña aprendiendo a andar.
Como si fuese la primera vez que me rompen por la mitad,
o en mil pedazos.
Y no,
no es la primera vez que tengo que desaprender a usar el corazón.
pero como si.

Lo que pasa es que no me acordaba 
de lo que era tropezar tan fuerte
y darte de boca contra algo que no ha existido.

En la vida no paras de morirte,
o matarte.

Como si fuese la primera vez que rompes.
A llorar.
A cada paso que das.

Se fue tan rápido que ahora me dan vértigo las despedidas.

"Estoy muy desgastada para éstas tonterías",
nos decimos cada noche.

Pero cada vez queda menos camino
para corrernos.

Te han robado abriles de lluvia,
pero también te han salvado diciembres.

Claro, no has roto el silencio porque ya bastante me has roto a mí.

No sé en qué día vivo.
Sólo 
que 
tengo 
la 
puta
manía
de quererte más los sábados.


Encima de mí.




"Odio pocas cosas,
pero las que odio las odio a matar.
Odio el dinero de más,
odio las ganas de menos.
Odio odiar."













1 comentario:

  1. Ojalá poder desaprender a usar el corazón...ojalá ser dueño de sus actos pero...
    Yo también odio odiar pero en esta ocasión "odio" q sonrisas grandes no brillen como deberían hacerlo... Así q, no me hagas odiar y sonríe fuerte! ;)
    Grande, una vez más! :)

    ResponderEliminar