hands

hands

martes, 22 de enero de 2013

tal como eres.


Son 25.

Veinticinco velas para ti.
Veinticinco poemas que te dedico,
veinticinco abrazos multiplicados por mil.

Veinticinco lágrimas que se caen al pensar en los veinticinco años que llevas respirando.
En todo lo que has dado,
hecho,
sonreído,
callado,
cantado,
mirado,
tocado…

Veinticinco mañanas abriendo tus ojos verdes, con sonrisas entre sábanas desgastadas y canciones que suenan a ti.

Las palabras se quedan cortas a tu lado,
y los te quieros no son suficientes.

Por pelearte con todo y todos, 
sobre todo conmigo.

Que me quieres como nadie,
 y no me has soltado la mano en todos mis suspiros.

Un lazo cosido por lágrimas, por noches juntas, por gritos y peleas;
pero también por tu risa incansable, tus manos inmortales, tus pisadas de gigante, la fuerza que NOS das.

Veinticinco promesas que te hago,
por ser mi camino y mi escudo;
mi paracaídas y mis ojos.

Veinticinco gracias son pocas;
multiplica por mil, y ni si quiera andarás cerca.

Por este amor que nos une, la infancia, y los juguetes rotos.
Por bailar conmigo las canciones más tristes,
disfrazarnos juntas y matar a los malos de los cuentos.

Por ser mi verdad,
soplas veinticinco por las mil y una lunas que has luchado.
Por seguir sonando, aunque se te rompan las alas.

Es que es ella;
tan resplandeciente aunque el camino se tuerza,
mayúsculas,
eres y serás,
verso en todos mis poemas.

Ella. Que es razón de risas y suspiros.
Yo, reflejo de ti;
te digo que no hay secretos,
ni miedos,
ni barreras,
que no podamos saltar,
juntas.

Son veinticinco,
mucho vivido y poco contado;
entre viajes y álbums de fotos estamos nosotras.

Veinticinco maneras de enseñarme a vivir,
y curarme las heridas.

Veinticinco deseos por cada vela, 
por cada pestaña y por cada lágrima.
Entre mares en tempestad siempre estás tú, 
y tu sonrisa, 
y tus ganas de latir.

Recuerda que;
se hace camino al andar, 
y aunque a veces parezca un laberinto sin salida,
y se cierren puertas,
tú eres capaz de abrir mil ventanas.

Son veinticinco,
pocos para todo lo vivido.
Pocos para todo lo que te quiero.
Pocos para todo lo que eres.

GRACIAS por cada minuto, cada sueño y cada pestañeo.

Son veinticinco.
Dando guerra, y mucha paz.


TE QUIERO, HERMANA.





"y pensando, sinceramente, te quiero así;
tal como eres."

No hay comentarios:

Publicar un comentario