hands

hands

lunes, 14 de enero de 2013

mi niña, mayor


Por saber sonreir a las noches sin sueños,
hacer de la vida un suspiro
Por llorar y agarrarme la mano en los precipicios más altos,
y si hace falta,
tirarte conmigo.




Por matar a los malos en los cuentos
porque cantas los días grises
y llenas bares de risas y poemas.
Por viajar conmigo, sin movernos.



Por perder conmigo,
y
cruzar los semáforos en rojo.
Por provocar sueños, RISAS, y besos,
y escribir historias sin necesitar papel, ni boli.



Soplas 23, y yo,
contigo.
Y seguiremos suspirando, juntas
por las esquinas de Madrid.
Con copas en la mano y bailes sin música;
con lágrimas y verdades,
pero juntas.



Gracias por ser cuando no soy,
por estar cuando sólo suenan canciones tristes.
Levantarte por mí, y conmigo.


Veintitrés te quieros son pocos.


Por meterte conmigo entre tinieblas
Y salir de cuartos oscuros de la mano.
Gracias.

entre laberintos y mares,
ahí estás siempre.
tan rubia, tan tú.






Alto y claro, 
para que no se te olvide.


Veintitrés canciones para ti, 
y más veces te quiero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario