hands

hands

domingo, 11 de noviembre de 2012

Tal para cual.


Noches en las que te coloca hasta el aire.
Cierras la puerta y pones el cartel de “no molestar”,
 por si se les ocurre venir a joder.
Y a dormir,o no.
Que las sábanas y yo tenemos mucho que hablar, 
pero poco que decirnos.

Y me gusta.
Este sentimiento digo, este rock’n roll que llevo por dentro 
y que no deja de cantarme al oído ese “por verte sonreir”. 
Estoy acostumbrada, 
y vuelvo a estar mirando esa estrella, 
siempre en estado de espera.

.....

Pero qué coño...
Abro el cajón y ahí está ella,esperándome.
Como cada mañana,
como cada tarde o cada noche.

Cada día me coloco menos, 
y eso que me drogo en cuanto me levanto.
Con ella.
Que hace que las escaleras sean un poco más empinadas, 
y que los jerseys de lana piquen un poco más..
pero con ella los excesos son otra historia.

En realidad no hablo por no escucharme, que ya me aburro.
Qué decirte; que te drogues.
Con lo que encuentres; con todo. Con sangre y besos, y piedras del camino. 
Que pongas una puta alfombra roja cada vez que salga de casa, que me lo merezco coño. 
Y que me drogues con promesas, de esas que luego no cumples.

Y si te pones borde,como un acantilado, me tiro; 
y doy volteretas y hago saltos mortales.

Y espero que no te quepa ninguna duda, porque ya no queda sitio. 
Que entre tú y yo no quiero ni eso.

....

Que la muy hija de puta no se va de mi lado,
se acuesta cada noche conmigo y se levanta más preciosa que ninguna. 
Sigue ahogándome como la que más 
y sacando lo peor de mi.
Me peina cada noche, y me toca las mejores de sus canciones..
me cuenta sus secretos y baila conmigo.

A veces jugamos al escondite, pero siempre la termino encontrando, 
ya sé dónde está cuando quiero encontrarla. 
Se burla de mi, me saca la lengua, y me guiña el ojo.
Me abraza más fuerte que nadie y me deja sin respiración.

Lo hace sin querer,porque me quiere más que nadie.
porque es como ninguna.

Ella, me hace el amor como nadie,
me provoca y juega conmigo,como quiere.

…pero llegados a este punto, prefiero quererla tal y como es.


Aunque deberíais tener cuidado, porque engancha.
La tristeza, es un vicio. 
Eso sí, de mis favoritos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario