hands

hands

viernes, 4 de marzo de 2011

procura que tus palabras sean mejores que el silencio.



Repaso en silencio todos tus mensajes. Es tarde, muy tarde. No entiendo por qué siempre me tengo que acordar de ti a altas horas de la madrugada, es un poco cansado, ¿no crees? Tus mensajes son todos tan rutinarios que hasta me ha costado asimilar el último que me enviaste. Que “te duele” y que “sufres por mí”… Já! Dolor... ¿Y tú qué sabrás de eso? Dolor son muchas cosas (las cuales no me apetece nombrarte ahora, no te mereces mi tiempo) pero te puedo asegurar que nunca sabrás lo que la palabra ''dolor'' en sí puede llegar a significar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario